La Reina asesina del Carnaval de Veracruz, México.

Evangelina Tejera Bosada, nació en Veracruz en 1965, hija de un prestigioso médico de Veracruz.  Evangelina creció con un padre autoritario y una madre abnegada. El padre tenía el síndrome del “Castillo de la Pureza”, pues solía encerrar a su familia en casa. Por si fuera poco su alcoholismo provocó varios episodios violentos. Incluso amenazó alguna…

La Reina asesina del Carnaval de Veracruz, México.

Evangelina Tejera Bosada, nació en Veracruz en 1965, hija de un prestigioso médico de Veracruz.  Evangelina creció con un padre autoritario y una madre abnegada. El padre tenía el síndrome del “Castillo de la Pureza”, pues solía encerrar a su familia en casa. Por si fuera poco su alcoholismo provocó varios episodios violentos. Incluso amenazó alguna vez a su familia con una pistola. La madre, fastidiada, solicitó el divorcio. La pareja se separó cuando Evangelina tenía nueve años. Ella se quedó con su madre, pero ésta le reprochaba que ocasionara muchos gastos y que como mujer difícilmente ayudaría con la manutención del hogar. Poco antes de terminar la secundaria se mudó con su padre, quien no sólo la recibió con cariño, sino que le pagó clases de tenis y piano, e hizo lo posible por mejorar su educación. En pocos años Evangelina se convirtió en una hermosa muchacha rubia de enormes ojos que atraía todas las miradas en los eventos sociales y cenas de gala a las que asistía acompañando a su padre.

Los atributos que tenía la dieron pie a entrar a los certámenes de belleza en donde fue coronada como “La Reina del Carnaval” en 1983, en el Puerto de Veracruz. Su belleza pronto la llevaría a salir en revistas y periódicos, incluso la catapultaron al Programa de más audiencia a nivel nacional, “Siempre en Domingo” conducido por Raúl Velasco.
Las fiestas de Evangelina con gente de alta sociedad y algunos famosos no eran un secreto, fiestas donde abundaba el alcohol, el sexo y las drogas.

El reinado de Evangelina duró muy poco, la fama la enloqueció, se enganchó a las drogas y cayó en depresión. Su familia cansada de sus adicciones decidió echarla de su casa. Entonces fue cuando Evangelina se mudó al departamento 501, del antiguo edificio de la lotería nacional.

Tuvo dos hijos: Jaime y Juan Miguel Tejera Bosada de padre desconocido, quien ni siquiera les dio el apellido. Luego tuvo otros amantes, pero todos se marchaban.
Se cuenta que Evangelina escondía a sus hijos encerrándolos en su cuarto, mientras ella se drogaba junto a sus amigos, había veces que los dejaba sin comer por días, también los golpeaba y maltrataba, producto de su adicción a las drogas y problemas económicos, pues su familia le había retirado su apoyo.

Entonces fue cuando el día 18 de marzo de 1989, uno de los crímenes mas atroces del Puerto de Veracruz se escribiría.
En un arranque de furia influenciada por el uso de drogas, Evangelina comenzó a golpear a su hijo Jaime de tan solo 3 años… no conforme con eso lo tomó de los pies, y comenzó a azotarlo en repetidas ocasiones contra la pared y el suelo, causándole de forma despiadada desangramiento, fractura de cráneo y exposición de masa encefálica. Pero ahí no terminaría su crimen, pues enseguida se fue contra su otro pequeño de apenas 2 años, la ex reina lo golpeó de la misma manera que a su hermanito hasta causarle la muerte. En su afán por desaparecer la evidencia, Evangelina metió los cuerpos de sus hijos al horno de su estufa, para según ella incinerarlos, pero solo consiguió cocinar los cuerpos. Después de su intento fallido por desaparecer los cadáveres de sus hijos, los colocó sobre la mesa, tomó un cuchillo y comenzó a cortarlos de forma despiadada en pedazos, para después enterrarlos en unas macetas que tenia en el balcón, que estaba justo frente a la avenida, literalmente las personas que pasaban podían observarlos sin tener alguna idea de lo que escondían los maceteros. Sin algún remordimiento o cargo de conciencia, la asesina continuo ofreciendo sus ya conocidas fiestas, y cuando la gente le preguntaba por sus hijos, ella contaba que se habían ido con su padre. Al poco tiempo, su hermano Juan Miguel empezó a sospechar que algo andaba mal, pues la ropa de los niños seguía en el departamento y al no soportar las tantas preguntas de su hermano, Evangelina terminó por confesar su escalofriante crimen, éste la denuncio a las autoridades, que al momento de registrar el departamento encontraron los pedazos de los niños ya en completa descomposición.


Evangelina sostuvo la versión de que los niños habían fallecido por desnutrición, y ella por miedo los enterró en aquellos maceteros, pero muy pronto las pruebas periciales se encargarían de desechar su versión. También alegó padecer de trastornos mentales, mismos que serian descartados por el Juez que llevó el caso.
Evangelina fue recluida en el penal Ignacio Allende en Veracruz. se adaptó tan bien que dio clases de aerobics y fue nombrada reina del carnaval de los presos. En Pacho Viejo, una prisión en Perote, a donde fue transferida, conoció a su futuro esposo Óscar Sentíes Alfonsín “el Güero Valli”. Este personaje vinculado con el Cartel del Golfo era el encargado de controlar parte del tráfico de drogas dentro de la prisión. La pareja vivió su idilio en varias prisiones gracias a las influencias del Güero. Hasta que éste fue asesinado en una celda de castigo, donde se encontraba por haber organizado un motín en Coatzacoalcos.
Evangelina recibió su preliberación en 2008. Nada se sabe de ella o de su paradero. Se ha convertido en la villana ideal para espantar a los niños veracruzanos: “No quieres ir al Jardín de niños de Evangelina, ¿cierto?”.
Hoy la leyenda cuenta que los fantasmas de los hermanitos asesinados en el departamento 501, aún se escuchan jugando por las escaleras de la deteriorada propiedad, es frecuente escuchar los gritos suplicando ayuda de los hijos de la antigua Reina del Carnaval de Veracruz.

Fuentes consultadas:

Eddie Doo

PORTADA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *